lunes, 11 de febrero de 2013

¿Qué estudio?



Inauguro mi nuevo blog con una reflexión. Soy estudiante de bachillerato. Hasta ahora la máxima decisión que he tenido que hacer ha sido "¿ciencias o letras?". Al final me decidí por las primeras. Soy muy mala en matemáticas, pero me negaba a estudiar griego y latín. Además, estaba muy convencida de que quería estudiar la carrera de biología. Estos años me han ayudado a darme cuenta que siempre seré pésima en matemáticas, por lo que una carrera científica sería un suicidio. Pensé en otras opciones (¿filosofía quizá?). Ahora soy un mar de dudas. Lo malo de tener una idea fija durante años es descubrir que es falsa. Hay tantas opciones y tantas ramas... Miles de carreras, ciclos medios y superiores. Bueno, es probable que no haya tantos, pero cuando no sabes que hacer, todo se magnifica. Ahora quiero hacer un ciclo superior de fotografía artística. Pero al no tener el bachillerato artístico, me obligan a hacer una prueba de artes. Sólo le veo un problema: ¡No tengo ni idea de arte! Tendría que preparar la prueba con tiempo. También he pensado en empezar con un ciclo medio de estética personal decorativa. Entre otras cosas, se aprende a maquillar y me encantaría ser maquilladora profesional. Durante los dos años de duración, podría aprovechar para preparar la prueba y entrar en la escuela de artes y convertirme en Técnica superior en Fotografía Artística. Si lo miro por el lado bueno, puedo maquillar y fotografiar a mis modelos. Me ahorro contratar a un maquillador profesional, porque yo misma lo sería.
Es difícil decidir que estudiar. Todos decidimos basándonos en determinados criterios, como la atracción que esa profesión crea en nosotros, el dinero que cobraremos o las salidas profesionales. Pero, ¿qué elegiríamos si realmente pudiéramos ser lo que quisiéramos? Sin dinero por medio, sin mayor o menor prestigio. Simplemente poder ser nosotros mismos. Seguramente gran parte de la gente cambiaría su elección.
Por otra parte, la información que poseemos de los estudios que cursaremos y de la profesión que un día, con suerte, llegaremos a desempeñar es bastante escasa. Puedes hacerte una idea de cómo será Arquitectura y una vez la empiezas, descubres que no es lo que esperabas. ¿Cómo podemos estar realmente seguros de que no nos equivocamos al elegir? Sinceramente, dudo que sea posible. Tenemos que tirarnos a la piscina de cabeza y cruzar los dedos para que haya agua. En el peor de los casos, podemos cambiar.
También me parece difícil para un alumno de dieciocho añitos tomar una decisión tan importante y que marcará su futuro (copiando un chiste de la revista El Jueves: ¿Mc Donalds o Burguer King?). Es mucha vida la que nos queda por delante. Nos quedan muchos años para arrepentirnos. O para disfrutar de nuestro trabajo, si la elección ha sido la correcta. Por mi parte, soy partidaria de seguir estudiando. ¡Malo será que algún día no aciertes!
En mi opinión debes elegir lo que te guste y punto. Sin darle más vueltas. Yo seguiré una temporada dándole vueltas a la cabeza, pero creo que no estaría mal ser una maquilladora fotógrafa.